Por qué el vídeo es una herramienta poderosa para contar historias

Tienes un claro objetivo. Lograr impacto en tus campañas de fundraising. Si este es tu caso, la historia o storytelling que debes contar en tu página web es sumamente importante para conseguir que tus seguidores se animen a donar en tus proyectos.

Aquí es donde entra en juego el formato vídeo. Los vídeos proporcionan esa conexión emocional con tu campaña, que de otra manera sería más tedioso de transmitir. Logras mostrar de una manera más visual el mensaje para concienciar sobre la donación y el porqué realmente ayuda.

Además, se ha comprobado que la gente es 12 veces más propensa a ver un vídeo que a leer un texto. El cerebro procesa el vídeo mucho más rápido. De ahí el auge de los formatos digitales en estos últimos tiempos.

Incorporar vídeos en las páginas de tus campañas y en redes sociales es una manera de agrandar el mensaje de tu organización y fomentar no solo las donaciones, sino también dotar de una mayor conciencia a las personas.

Cómo deben ser estos vídeos

El primer paso para crear un vídeo para tu organización, es preguntarse: ¿cuál es mi estrategia de campaña? ¿Estoy trabajando para lograr una conciencia general de mi causa? o ¿quiero recaudar fondos para un proyecto en concreto? Todas estas preguntas tienen diferentes tipos de vídeos que podrían ayudar a abordar y resaltar estas necesidades.

¿Quieres difundir el conocimiento de tus causas? Si es así, piensa en crear un vídeo que destaque la problemática que estás abordando, y cómo tu organización está trabajando para resolverlo.

¿Buscas fondos para una meta específica? Por ejemplo: niños con desnutrición. Que el vídeo muestre un escenario donde las donaciones aportadas realmente marcan una diferencia y proporcionan un hogar o una comida para la persona necesitada.

“Ser capaz de enseñar a una familia donante el impacto que ha creado su aportación en la vida real de un niño con desnutrición, es clave para que les llegue la importancia de su donación”, afirma la directora de Comunicación y Fundraising de Acción contra el Hambre, Carmen Gayo, en unas sesiones organizadas por la Asociación Española de Fundraising (AEFr) en Madrid en noviembre, 2018.

Cómo distribuir mis vídeos

Como bien sabemos, el terreno de las redes sociales está en constante evolución y cambio. Hay que adaptarse a las nuevas tendencias y actuar en sinergia con ellas. Te mostramos dos maneras de distribuir tu vídeo:

1-1 La recaudación de fondos sociales, o el animar a los recaudadores de fondos, simpatizantes, visitantes, etc., a publicar en su red de amigos y familiares. Si haces un vídeo que realmente llegue al corazón y animas a tus seguidores a compartirlo, terminarán entregando contenido que es confiable y convincente y al que su red también se interesará.

2-1 Envía el vídeo a través de una newsletter a todos aquellos que ya han donado a tu causa u otra parecida. Por ejemplo, crea un par de vídeos para la misma campaña en los que muestres la historia tras la campaña, y en el otro, una actualización basada en la cantidad recaudada hasta el momento. O bien, otro celebrando que has llegado a tu objetivo.

Piénsalo de otra manera, si fueras el donante, ¿qué te haría volver a donar? ¿Darías otra vez si vieras el impacto real que ha tenido tu donación? ¿Donarías de nuevo si vieras que la organización está a medio camino de conseguir su meta?

El poder del vídeo

Los vídeos tienen una finalidad clara de añadir profundidad y transparencia a tus campañas. Hoy en día y con la alta calidad de los smartphones, no es totalmente necesario contar con agencias o pasar horas editando vídeos. Es más la creatividad a la hora de contar tu historia. ¿Te atreves?

¿Te gustaría obtener más información sobre otras herramientas que aplicar a tu estrategia? Te invitamos a ver este post.

Nuevo llamado a la acción