Existen ayudas públicas de varios tipos para proyectos educativos, como las que da la Unión Europea (UE). La finalidad es que todos los países de la UE ofrezcan una formación de calidad y cumplan con los principios del derecho a la educación. Lo que sucede es que este tipo de subvenciones dependen de muchos factores, como la situación de la economía, por lo que siempre es recomendable buscar alternativas

Un ejemplo de subvención para proyectos educativos son las becas Erasmus, que tienen el objetivo de favorecer la movilidad de los estudiantes entre los países. Por otro lado, también existen programas que apoyan la investigación mediante becas a investigadores tanto principiantes como consolidados. Lee aquí nuestro artículo sobre financiamiento para proyectos de investigación.

Son miles las iniciativas educativas que buscan financiación y existen diversas formas de lograrla. Es habitual que los proyectos educativos no se lancen o se abandonen una vez iniciados, debido a la falta de fondos.

¿Quieres evitar este problema? Te presentamos 3 vías alternativas para que puedas financiar tu proyecto.

¿Qué alternativas existen a las subvenciones para proyectos educativos?

Es importante que diversifiques tus fuentes de financiación. Es por ello que, a parte de solicitar ayudas públicas, te recomendamos crear tu propio canal de captación de fondos en tu web. Esto te garantizará mayor independencia económica, ya que tu comunidad podrá ayudarte a financiar tu proyecto.

Echa un vistazo a estas tres alternativas:

  1. Crowdfunding. A través del crowdfunding, las personas que necesitan fondos para sus proyectos pueden publicarlos, difundirlos y obtener la ayuda de numerosos micromecenas. El uso de las plataformas de crowdfunding tiene la ventaja, además, de ser una forma de cotejar si el proyecto es viable. Es decir, si genera interés de los inversores, es que puede ser viable en el mercado.
  2. Crowdlending. Se trata de préstamos parecidos a los que otorgan los bancos, pero, en este caso son los particulares los que prestan el dinero y reciben los intereses en función de lo pactado con la persona que quiere realizar el proyecto educativo o de otro tipo.
  3. Inversores privados. Al igual que para cualquier otro proyecto, para un proyecto educativo se puede solicitar la financiación de inversores privados. Para tener éxito es importante tener preparada una presentación que genere interés y elegir a los potenciales inversores, de forma que conozcan el mercado y hayan colaborado, en anteriores ocasiones, con proyectos educativos.

¿Has usado alguna de estas vías de financiación para tu proyecto? ¿Cuál te funcionó mejor? 

guia sobre google ad grants

¡Hola! Cada semana enviamos un email con los últimos artículos y guías sobre captación de fondos. ¿Te apuntas?
Suscríbete al blog aquí:

Artículos relacionados

Hablemos sobre cómo podemos ayudarte a alcanzar tus objetivos de captación de fondos.